Baja de tasas amortiguan caída número créditos hipotecarios

511

El mercado hipotecario cerró 2020 con una contracción del 2.7% en el número de créditos, debido a que los institutos públicos y la banca comercial colocaron menos crédito ante la contracción de la demanda por vivienda; sin embargo, La tasa promedio ponderada para adquisición de vivienda que otorga la banca comercial bajó hasta 9.4% en 2020, lo que hipotecario benefició a todas las entidades del país y ayudó a amortiguar la caída de la demanda ante la crisis económica, de acuerdo al informe “Situación Inmobiliaria México 1S21”.

Carlos Serrano Economista Jefe de BBVA Research México, indica en el estudio de referencia que la crisis fue tomada como una oportunidad de inversión por aquellos segmentos de la población menos afectados; sin embargo, esto no fue suficiente para hacer crecer el sector, que incluso ya mostraba fragilidad antes de la crisis ocasionada por la pandemia.

De acuerdo con la información, La contracción del sector se explica por la pérdida de empleos formales, mismos que se contrajeron 3.2%, en tanto que la masa salarial apenas creció 1.3% al cierre de 2020, la mayor parte de la pérdida de empleos se dio en los segmentos salariales más bajos.

La cartera vigente de crédito hipotecario registró un incremento de 12.7% en el último trimestre de 2020, gracias a mayor originación. Por otra parte, la morosidad pasó de 2.8% en febrero a 3.3% a diciembre de 2020. El deterioro será más evidente ahora que las medidas de apoyo han terminado.

El mercado hipotecario reflejó la menor demanda por vivienda, principalmente en los segmentos medio y de interés social. En 2020 se originaron 2.7% menos créditos y 6.2% menos monto hipotecario. Los institutos públicos otorgaron 373 mil créditos hipotecarios, mientras que la banca 120 mil, variaciones de -2.9% y -11.3%, respectivamente.

El monto total de crédito hipotecario fue 389 mil millones, de los cuales 197 fueron de la banca comercial y el resto del Infonavit y Fovissste. La hipoteca promedio subió en el caso de la banca comercial debido a que la demanda por vivienda residencial mejoró en el último trimestre del año.

El estudio destaca que, con el paro de actividades, también disminuyó la oferta, lo que ayudó a que no se acumularan inventarios. No obstante, a partir de noviembre se revirtió la tendencia y se comenzaron a registrar más proyectos, aunque de forma marginal. Si bien la caída de la demanda por vivienda desaceleró el ritmo de apreciación de estos inmuebles, el hecho de que no se hayan acumulado inventarios permitió que la apreciación cerrara en 5.4%.

Agrega que mientras no se registre una recuperación generalizada en el empleo y la inversión, la incertidumbre continuará durante 2021.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre