Autos, pistas y algo más…

1485

Es triste leer, escuchar, ver cómo la “pandemia de los semiconductores” continúa desinflando las llantas de la industria automotriz, no sólo en México, esto es a nivel global; es un severo problema que afecta sí, a la economía nacional y a la economía de las empresas, pero sobre todo, a los bolsillos de los trabajadores y a las familias que dependen de ellos.

Ya la semana pasada la AMDA y la AMIA ajustaron sus expectativas de inicio de año a la baja, tanto en ventas como en producción y exportación, precisamente por la escasez de semiconductores o chips, que consideran que se regularizará hasta el segundo semestre de 2022. Lamentablemente la crisis, lejos de alearse de nuestros circuitos, parece agravarse.

Un ejemplo es la soga que comienza a ahorcar a los trabajadores de esta industria en Coahuila, donde Eduardo Dávila, presidente de la Cámara Nacional del Comercio (CANACO) en Saltillo, Eduardo Dávila Aguirre acaba de lanzar un SOS pidiendo voluntad política a los gobiernos federal y estatal, privilegiando los impuestos sobre la nómina para evitar que las empresas realicen más paros técnicos ante a falta de Pero si estos datos no hacen recapacitar a las autoridades, ahí está también el estudio que elaboró el Banco de México donde da a conocer que entre enero y julio se dejaron de producir 383 mil automóviles (más de 60 mil mensuales) en el país por la falta de los famosos semiconductores.

La cifra es alarmante, porque equivale al 10% de toda la producción de 2019, antes de la pandemia, cuando se armaron más de tres millones 750 mil unidades, de acuerdo con el Inegi, a menos que por ahí alguien salga con que tiene otros datos. Los circuitos agradables Giramos el volante hacia un panorama agradable, no puedo decir más agradable, poque aquél no tiene nada de atractivo.

Y es que a pesar de lo obscuro que está el panorama en México, las compañías se encuentran en plena transición hacia el mundo eléctrico, invirtiendo billetes en donde mejor les convenga, en los países que mejores ofrecimientos les hagan. Ford acaba de dar a conocer que inicia la producción de su F-150 Lightning, en Estados Unidos.

Una pick-up totalmente eléctrica para lo cual anuncia una inversión de 250 millones de dólares y la creación de 450 nuevos empleos en el Rouge Electric Vehicle Center, que le permitirán aumentar la capacidad de producción a 80 mil camionetas al año.

Y esa es solo una pequeña muestra del rumbo que están tomando prácticamente todas las marcas automotrices, porque en el IIA 2021, que se lleva a cabo en Munich, ya vimos como todas exhiben vehículos eléctricos y hasta bicicletas eléctricas como BMW. La movilidad urbana también va en ese derrotero. .

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre