Asuntos del Peso

0
316

El tipo de cambio peso-dólar registró operaciones volátiles durante la semana pasada, con una cotización máxima de 19.52 pesos y un nivel mínimo de 19.0845 pesos, observándose hacia el cierre de las operaciones del viernes pasado de 19.2140 pesos por billete verde.

Los altibajos observados en la moneda mexicana se derivaron en parte del nerviosismo que generó la incertidumbre política en Chile, lo cual provocó una cotización histórica al alcanzar un precio de 808.58 pesos chilenos por dólar, tras reanudarse las protestas y las huelgas en Chile.

El peso mexicano reaccionó negativamente ante este acontecimiento, pese a que México no tiene una estrecha relación económica con Chile, sin embargo, por tratarse de la divisa más líquida de Latinoamérica que opera las 24 horas, fue empleada para cubrir el riesgo de posiciones en activos de economías emergentes.

La moneda mexicana también fue afectada por la inquietud que existió en el mercado de cambios a nivel global, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump pusiera en duda el alcance del acuerdo comercial “fase uno” que están negociando con el gobierno de China.

El primer mandatario estadounidense señaló que él no había aprobado retirar los aranceles a las importaciones chinas, lo que se reflejó en las caídas para los mercados de capitales a nivel global y pérdidas para las divisas de economías emergentes.

La paridad cambiaria peso-dólar a mediados de la semana comenzó a recuperarse al existir una noticia en torno a que el consejero económico de la Casa Blanca Larry Kudlow dijo que las pláticas comerciales entre Estados Unidos y China seguían avanzando.

El comentario antes mencionado contribuyó a reducir la volatilidad y la incertidumbre para la economía global, y al mismo tiempo pudo genera la percepción de una mejor perspectiva del crecimiento económico sobre todo en Estados Unidos, con ello la mayoría de los analistas del medio financiero creen que en la reunión de octubre de la Fed, el rango alcanzado por en la tasa de interés es el adecuado.

El relajamiento de la moneda mexicana también se explicó por el ánimo que existió el mercado de cambios, tras la probabilidad de que el T-MEC sea ratificado en los siguientes días, luego de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi dijera que es eminente una resolución.

En el mercado trascendió que Nancy Pelosi anticipó que buscará ser aprobado antes de “Acción de Gracia” en Estados Unidos (28 de noviembre), considerando que el día 12 de diciembre es el último día de sesiones de la Cámara.

En ese contexto, el tipo de cambio peso-dólar operaría con menores presiones alcistas en los próximos días, con una alta probabilidad de que las cotizaciones mantengan un rango de negociación que fluctuaría entre 19 pesos como nivel mínimo y 19.50 pesos como cotización máxima.

En el corto plazo no existen elementos sobre salientes que pudieran provocar un cambio definitivo de tendencia en el peso mexicano, habría que estar atentos al desenlace de la guerra comercial que existe entre Estados Unidos y China, además, de poner atención a la aprobación del T-MEC en la Cámara de Senadores estadounidense.

En esta semana se espera el anuncio de pocos indicadores económicos en Estados Unidos, donde se notificará el dato del sector vivienda de octubre, la confianza al consumidor de la Universidad de Michigan de noviembre y las minutas de la última reunión de política monetaria del 30 de octubre.

En México, se notificarán datos como la inflación correspondiente a la primera quincena de noviembre, con el pronóstico de que se mantenga la inflación sobre los niveles de 3% a tasa anual, y la encuesta de expectativas de los analistas de mercados financieros que realiza Citibamex, siendo relevante la trayectoria esperada en la tasa del Banco de México.

Comenta con Facebook

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here