Asuntos del Peso

1289

Regresa el fantasma de aumento de la tasa de interés estadounidense por mayores presiones inflacionarias

El fantasma de una posible alza de tasas de interés en Estados Unidos regresó en la mente de los participantes del mercado, una vez que la Reserva Federal (Fed) publicó el dato de inflación que superó las expectativas de los analistas, motivando al peso mexicano a regresar hacia la zona de los 20.50 pesos por dólar.

El ánimo de los inversionistas se vio eclipsado por el dato de inflación estadounidense, el cual siguió su tendencia ascendente alcanzando una cifra de 6.2% a tasa anual e inclusive resultó por arriba de las estimaciones del mercado que esperaban un dato de 5.8% a tasa anual.

Los mercados financieros muestran una mayor percepción al riesgo a nivel global, explicado por las presiones inflacionarias, las cuales podrían incrementarse por la temporada invernal, derivado del incremento en los precios de los energéticos básicamente el del gas.

En Estados Unidos se dio a conocer el dato de inflación correspondiente a octubre ubicándose en 6.2%, su mayor nivel desde noviembre de 1990. Además, este es el quinto mes consecutivo en que la tasa de inflación anual se ubica por arriba del 5%, algo que no ocurría desde el periodo de agosto de 1990 a febrero de 1991.

En su comparación mensual la inflación fue de 0.9%, muy por encima del 0.4% registrado en septiembre, indicando mayores presiones inflacionarias. La inflación subyacente, que sirve como indicador de tendencia de la inflación a largo plazo, se ubicó en 4.6% a tasa anual, su mayor nivel desde agosto de 1991.

A pesar de las persistentes presiones inflacionarias, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Yanet Yellen reiteró que no se espera que la inflación perdure más allá del próximo año e indicó que la Reserva Federal actuará de ser necesario.

En el mercado de dinero estadounidense no fue bien recibido el dato de inflación, pues las presiones en las tasas de interés no se hicieron esperar, los bonos del Tesoro a 10 años experimentaron un incremento de 12 puntos base para ubicarse en niveles de 1.60%, aunque hacia el cierre de la semana finalizaron en 1.57%.

El tipo de cambio peso-dólar bajo ese contexto previsiblemente podría retomar su tendencia ascendente, con amplias posibilidades de cotizar nuevamente por arriba de los 20.50 pesos por billete verde, por lo que podrían mantener un nuevo rango de negociación que podría estar entre 20.40 pesos como nivel mínimo y 20.90 pesos como precio máximo.

En las próximas semanas, el peso mexicano limitará la expectativa de una mayor apreciación, pese a la decisión del Banco de México (Banxico) de subir su tasa de interés en 25 puntos base para ubicarla en 5%, aunque desde el punto de vista del análisis técnico existen niveles de soportes que convergen los promedios móviles de 50, 100 y 200 días entre 20.15 y 20.30 pesos.

Además, se conserva la visión de un dólar norteamericano que continuará fortaleciéndose ante la posición monetaria relativa de la Reserva Federal estadounidense, luego de que previsiblemente el aumento en la tasa de interés de referencia lo realizaría hasta después del segundo semestre de 2022.

Los mercados financieros internacionales estarán atentos a los datos de inflación y a la próxima reunión de la Fed prevista para el 15 de diciembre y del reporte del deflactor implícito de gastos de los consumidores que se publicará el 24 noviembre, siendo un indicador relevante de la Fed para la meta de inflación. En ese contexto, se seguirá observando cambios importantes en las posturas de políticas monetarias ante la perspectiva muy favorable de la recuperación económica, pero con signos de preocupación por los riesgos de una inflación más persistente, lo que cuestiona las políticas monetarias muy laxas de los principales bancos centrales en el mundo

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre