Una mirada hacia las elecciones intermedias del 6 de junio, posible volatilidad en el peso mexicano
El tipo de cambio peso-dólar previsiblemente ingresaría dentro de un ambiente de movimientos volátiles previo a las elecciones del próximo 6 de julio, donde las cotizaciones podrían verse presionadas y operar por arriba de los 20.50 pesos dólar, pero difícilmente superaría el nivel de los 21 pesos.
En las elecciones del próximo 6 de julio, estarán en juego 500 diputaciones que forman la cámara baja en la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, además, en quince entidades se renovará la gubernatura para cubrir el sexenio de 2022 a 2028, donde destaca Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Chihuahua entre otras.
En elecciones pasadas, el mercado financiero mexicano ha reaccionado con movimientos volátiles semanas antes a este evento política, principalmente el mercado de cambios experimentando fuertes altibajos ante la inquietud de los inversionistas por eventos poco favorables que se van presentado antes de la contienda.
El evento más reciente fue en la elección presidencial del pasado 1 de julio de 2018, pues a mediados de junio de ese año, las cotizaciones alcanzaron un precio máximo de 20.85 pesos dólar, luego de observarse un precio a principios de junio un nivel 19.9145 pesos por billete verde.
El peso mexicano como quiera que sea mostrará algunos altibajos quizá serán coyunturales, y una vez que pasen las elecciones del 6 de junio regresará hacia la normalidad con un nivel de equilibrio de alrededor de 20 pesos por dólar e inclusive podría cotizar por debajo de ese nivel.
La moneda mexicana actualmente mantiene cotizaciones relativamente estables definiendo su tendencia de corto plazo por elementos externos sobre todo los relacionados con la evolución de la economía estadounidense, que aún muestra incertidumbre en su evolución luego del anuncio de datos relacionado con el empleo.
En ese sentido, la nómina no agrícola correspondiente a abril mostró una creación de 266,000 posiciones laborales, muy por debajo del millón de empleos que estimaban los analistas económicos del sector privado, además, del dato de inflación que resultó alto al alcanzar un nivel de 4.2%, cuando dato de equilibrio se encuentra en 2%.
El mercado de cambios no reaccionó violentamente a este dato económico poco favorable, debido a que varios oficiales de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos señalaron que las presiones inflacionarias más recientes son temporales y que no ven riesgo de inflación a mediano plazo por arriba del 2%.
En el corto plazo, el tipo de cambio peso-dólar aún seguirá reaccionando a eventos externos, aunque habría que estar atentos a la evolución de las elecciones internas previo a la fecha en que se desarrollarán 6 de junio de este año, por lo se debería de tener una postura de cautela.
En términos técnicos, la zona de los 19.85 pesos continúa siendo un nivel de soporte importante, seguida de 19.75 y 19.60 pesos por billete verde. Debajo de esos precios, el piso se ubicaría en 19.55 pesos, cotización mínima observada en el año.
En la parte alta, se identifican las primeras resistencias ubicadas en 20.0, 20.10 y 20.20 pesos dólar, con este último precio cercano al promedio móvil de 100 días actualmente establecido en 20.23 pesos por billete verde.
En la siguiente semana, los mercados seguirán atentos a la publicación de indicadores relevantes. En Estados Unidos, el miércoles 19 se publicarán las minutas del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal referente al anuncio del 28 de abril, además, se notificará el índice manufacturero Mekit donde se pronostica un dato de 60.5 puntos.
En la parte interna, se destaca el anuncio de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al primer trimestre de este 2021, el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) entre marzo y abril, y el dato de ventas al menudeo a marzo de este año.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre