Peso mexicano estará en espera de la tercera ola de contagios de Coronavirus

El peso mexicano seguirá operando bajo un régimen de cautela en las próximas dos semanas, en espera de lo que sucederá con el nivel de contagios esperados en estas pasadas vacaciones de Semana Santa, donde estará latente una nueva ola de contagios que podríamos regresar nuevamente al semáforo rojo.

El tipo de cambio peso-dólar de confirmarse esta nueva ola de contagios podría cotizar tranquilamente por arriba de los 21 pesos por dólar, con la espera de ubicarse de nuevo en rango de negociación que podría fluctuar entre 21.0 pesos como cotización mínima y 22.0 pesos como nivel máximo.

La moneda estará en el aire pues de confirmarse lo previsto de nuevos contagios masivos, el tipo de cambio peso-dólar mostraría movimientos volátiles como lo reflejó en la segunda ola de contagios provocado en las fiestas decembrinas y confirmada en la primera quincena de enero de este año.

La moneda mexicana ingresaría dentro de un ambiente de fuertes movimientos volátiles intentando romper nuevamente niveles de resistencia como algunas veces ya lo hizo, como el precio de los 21.30 pesos por billete y de superarlo, el siguiente precio objetivo sería los 21.70 pesos por dólar.

En el corto plazo, el tipo de cambio peso-dólar fluctuaría en un rango de cotizaciones entre 20.50 pesos y 21.50 pesos, derivado en parte por la decisión del Banco de México (Banxico) de no mover su tasa de interés de referencia en el pasado anuncio de política monetaria.

La decisión del Banco de México favoreció a la paridad peso-dólar ante las posturas restrictivas de otros competidores de flujos como Rusia y Brasil. La coyuntura global aún presentará espacios de volatilidad y un panorama complicado para las monedas emergentes.

Además, se sumará un recuperación económica desigual y posibles presiones por el proceso electoral local a finales del siguiente trimestre. En este contexto, desde el 10 de febrero pasado, un punto de referencia para cuadrar el inicio del ajuste de la tasa global, la moneda mexicana registra una depreciación de 2.5%.

Sin embargo, el Credit Default Swap (CDS) a 5 años mexicano se ha incrementado 28 puntos base, solo detrás de Colombia con 34 puntos base, Brasil con 64 puntos base y Turquía con 169 puntos base, reflejando un mayor deterioro en la prima de riesgo relativo con otros países.

Los analistas del mercado de cambios bajo este contexto guardan una visión neutral para la moneda mexicana, por lo que, existe la recomendación de cautela para la negociación del tipo de cambio peso-dólar, aunque existe la expectativa de mostrar avances con el pronóstico de alcanzar un precio de alrededor de 20.85 pesos por dólar.

Es importante mencionar que no hay que perder de vista la salida de flujos foráneos del mercado mexicano, pues en febrero, la tendencia de valores de valores gubernamentales disminuyó alrededor de 1,500 millones de dólares, así el año pasado registró una salida de los inversionistas extranjeros por más de 10,000 millones de dólares.

En lo que va de este año, existió una salida de inversionistas extranjeros de valores gubernamentales por cerca de 3,800 millones de dólares, sobre todo de bonos de desarrollo del gobierno federal de largo plazo.

En esta semana se esperan datos económicos importantes que podrían influir en el ánimo de los inversionistas sobre todo en la parte interna, como la Encuesta de Expectativas Económicas del Banxico, remesas familiares a febrero, el índice de confianza empresarial a marzo, la confianza al consumidor y la producción industrial a febrero.

En Estados Unidos se publicará ISM manufacturero correspondiente a marzo, las minutas del Comité de Mercado Abierto de Reserva Federal referentes al anuncio del 17 de marzo y precios al productor a marzo, con el pronóstico de ubicarse alrededor de 1.80%.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre