Ricardo Jiménez

Persiste el pronóstico de una mayor depreciación de la moneda mexicana por baja tasa de Banxico

El peso mexicano podría acercarse hacia las cotizaciones de los 23 pesos por dólar, resultado de la expectativa de un nuevo ajuste a la baja de la tasa de referencia del Banco de México ante el anuncio de política monetaria del banco central previsto para el próximo jueves 13 de agosto.

La mayoría de los analistas económicos del sector privado estiman que el Banco de México (Banxico) reduciría su tasa de interés en 50 puntos base para ubicarla en niveles de 4.50%, con el pronóstico de que la tasa real se ubique en alrededor de 0.85, y hacia el cierre de año se comenzaría a observar tasa reales negativas.

El mercado de cambios espera que el Banxico continúe con su política monetaria “laxa”, es decir se pronostican mayores retrocesos las próximas reuniones del banco central, principalmente considerando la débil coyuntura del crecimiento interno, aunque el instituto central probablemente empiece a reconocer en su balance de riesgos la dinámica reciente de las presiones inflacionarias.

El tipo de cambio desde el punto de vista de análisis técnico, en la semana previa logró superar el precio de “resistencia” clave del promedio móvil de 50 días que se ubica en 22.37 pesos por billete verde, lo que eleva la probabilidad de que la moneda mexicana opere a niveles cercanos a los 23 pesos en las próximas sesiones.

La semana pasada insistimos en que la paridad peso-dólar podría verse presionada con el pronóstico de acercarse las cotizaciones hacia los niveles de los 22.90 pesos, por lo que continúa esa perspectiva para esta semana, apoyada ahora con la mayor salida de flujos foráneos de cartera ante la perspectiva de un menor atractivo en la tasa de interés interna.

El peso mexicano registró una dinámica más activa en la operación respecto a semanas anteriores, con un rango de negociación entre 22.25 y 22.90 pesos, observándose el viernes pasado una depreciación de 0.5% para finalizar en un precio de 22.3970 pesos por dólar.

En ese contexto, la divisa mexicana mostró un rango semanal de 66 centavos desde 48 centavos de una semana atrás, conservando el rango de operación delimitado del 22.0 a 23.0 pesos por billete verde.

El desempeño del tipo de cambio estuvo marcado por una fuerte depreciación el peso durante las primeras negociaciones de la semana, alcanzando una cotización máxima de 20.9097 pesos, nivel no visto desde el 1 de julio del presente año, lo cual se derivó de continuación de la incertidumbre en torno a la duración de la pandemia del Covid-19.

En la canasta de divisas latinoamericanas, el peso mexicano fue la menos depreciada al registrar una pérdida de 0.50%, seguida por el sol peruano que mostró una contracción del 0.55%, el peso argentino se contrajo 0.62%, el peso colombiano disminuyó 1.06%, el real brasileño retrocedió 3.57% y el peso chileno cayó 3.8%.

En la presente semana, la moneda mexicana continuará depreciándose debido a la existencia de eventos importantes, sobre todo con temas relacionados con la política monetaria interna, donde se pronostica que dentro del anuncio de política monetaria (jueves) el Banco de México continúe bajando su tasa de interés.

En Estados Unidos se esperan también el anuncio de datos importantes, como los precios al consumidor correspondiente a julio, donde se pronostica un incremento mensual de 0.3% y a tasa anual se prevé un incremento de 0.7%, además, de las ventas al menudeo a julio se espera un aumento de 1.8%.

Adicionalmente, también se darán a conocer datos de la producción industrial con el pronóstico de un avance del 3% y el Índice de Confianza al consumidor de la Universidad de Michigan (agosto), con cifra oportuna de 71.7 puntos, el mes previo se ubicó en 72.5 puntos.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre