Aranceles de Trump son por fines electorales: Intercam

306

Por Víctor M Ortíz Niño

Alejandra Marcos y Santiago Fernández, analistas de Intercam Casa de Bolsa, señalan en un estudio que el anuncio del Presidente Estadounidense, Donald Trump, sobre la implementación de un arancel de 5% a todos los productos importados desde México a partir del 10 de junio, como medida para presionar al gobierno mexicano en sus esfuerzos por detener el flujo de migrantes ilegales, tiene fines electorales y genera simpatía entre su base de votantes.

Agregan que el arancel se justifica jurídicamente en la Ley de Poderes Económicos para Emergencias Internacionales de Estados Unidos y éste incrementaría a 10% el 1 de julio, 15% el 1 de agosto, 20% el 1 de septiembre y hasta 25% el 1 de octubre si las acciones del gobierno mexicano no logran resolver la crisis migratoria.

Consideran que las implicaciones para la economía de Estados Unidos pudieran ser de menor magnitud en el corto plazo, pero sensibles en el mediano plazo. En el caso de México, la imposición de estos aranceles acaba por tener un impacto mayor en la economía, porque el 80% de las exportaciones son hacia Estados Unidos y las exportaciones representan el 28% de la economía; además de que el consumo interno y las exportaciones han sido los factores que han contribuido al modesto avance en la misma en los últimos dos trimestres.

Agregan que la imposición de aranceles es una mala noticia para México y los mercados, y aunque estos aranceles se pudieran escalar, consideramos que el gobierno de México reaccionará para frenar la imposición, por lo que nuestro escenario base es que haya una solución al conflicto, aunque posiblemente no se logre en el corto plazo.

Desde el punto de vista de los especialistas de Intercam, ambos países tienen claros incentivos para evitar la imposición de aranceles, pues sus consecuencias serían sensibles tanto para la economía mexicana como para la estadounidense.

Las exportaciones mexicanas a EE.UU. suman 346 mil millones de dólares al año, un arancel de 5% implicaría un impacto de 17.3 mil millones; si el arancel es de 25%, sería 86.5 mil millones; este último es mayor al impacto de los aranceles que entrarán esta madrugada en vigor para productos chinos (25% a 200 mil millones que equivalen a 50 mil millones en costos por aranceles) y 64% del costo que tendrían aranceles a la totalidad de productos chinos (que sería de 134.87 mil millones).

Para Estados Unidos, el impacto sería en la inflación y en el consumo. Se ha comprobado que los aranceles impuestos por EE.UU. en el último año se han traducido en mayores costos para los importadores y consumidores estadounidenses, no para los exportadores. Las importaciones totales son cerca del 12.35% del PIB de EE.UU., y tan sólo las importaciones mexicanas y chinas representan el 4.32% del PIB estadounidense.

La mayor factura será pagada por las empresas norteamericanas y las importadoras, donde, en una economía en desaceleración, es poco probable que se incrementen los precios a los productos finales, impactando así los márgenes. El efecto en los precios sería cada vez mayor en EE.UU. a medida que escale el arancel.

En el mediano plazo, a medida que los precios suban y los márgenes de las empresas se reduzcan, podría haber un impacto negativo en las expectativas de resultados de las empresas que afecte la confianza de los mercados y eventualmente de consumidores.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre