Participan en la construcción de los primeros cuatro tramos del Tren Maya, son Mota Engil México, Operadora Cicsa, GAMI e ICA

El megaproyecto del gobierno federal para el transporte de pasajeros y carga a través de la Península de Yucatán, mejor conocido como el Tren Maya, será financiado por medio de un esquema de inversión mixta en las que 10% quedará a cargo de las autoridades gubernamentales y el 90% a las empresas privadas a las que se les adjudiquen los contratos mixtos de inversión.

En principio se dijo que el costo total de la obra será entre 120 mil millones y 150 mil millones de pesos. Sin embargo, este año, el director del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, consideró que el costo podría elevarse a 180 mil millones de pesos debido a diversos cambios realizados, más no por falta de planeación, lo que representa un ajuste de 30%.

Si bien desde que se anunció la obra la iniciativa privada del país ha alzado la mano para que se les contemple en la construcción, quienes hasta ahora construyen los primeros cuatro tramos del Tren Maya, son Mota Engil México, Operadora Cicsa, GAMI e ICA , las cuales se agruparon a fin de lograr adjudicarse uno de los dos segmentos del tramo 5, sin embargo se decidió diferir las propuestas presentadas toda vez que su construcción correrá a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El argumento de las autoridades es que la asignación de las obras a elementos del ejército, “permitirá tener ahorros significativos ya que no se generarán cargos por financiamiento o por utilidad”.

En su momento, Fonatur señaló que las empresas ganadoras, serán responsables de la ingeniería a detalle y de la construcción de las vías férreas y deberán a partir del inicio de operaciones darle mantenimiento por un plazo de 30 años en las 16 y estaciones que cruzaran los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Las empresas para la construcción de los convoyes, también ya están definidas, la francesa Alstom y la canadiense Bombardier quienes se encargaran de crear los trenes que se tiene previsto comiencen con pruebas en la ruta que tendrá 1,554 kilómetros .

Los trenes están inspirados en el jaguar con motivos folclóricos del sureste de México y han sido nombrados como Xiinbal, (caminar), Janal (comer) y P`atal (estadía) Se trata de 42 carros de ferrocarril cuyo costo asciende a 36 mil 564 millones de pesos .

La conformación de las empresas constructoras del tren son las siguientes.

TRAMO 1: Consorcio Mota-Engil México, en convenio con China Communicatrions Construction Company, Grupo Cosh, Eyasa y Gavil Ingeniería.

TRAMO 2: Consorcio liderado por Operadora Cicsa y FCC Construcción.

TRAMO 3: Consorcio integrado por la española Azvi, Construcciones Urales y Gami Ingeniería e Instalaciones de México:

TRAMO 4: Ingenieros Civiles Asociados (ICA)

TRAMO 5, 6 y 7 Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA)

El recorrido del Tren maya supone unos 1,525 kilómetros

Al respecto, el dirigente de la Concanaco Servytur, José Manuel López Campos, destacó que, en este proyecto se presenta como estrategias direccionadas a la inclusión de las empresas, para convertirlas en proveedoras de las grandes firmas que tienen a su cargo la construcción de la ruta del tren.

Subrayó que la Concanaco-Servytur se suma, mediante las empresas que forman parte de las Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo locales a un proyecto que será un gran articulador del impulso que se requiere para la recuperación económica regional, con el fortalecimiento de la planta productiva y proveeduría, así como del empleo local, tras la parálisis que tuvieron muchos negocios durante los meses de la pandemia por el Coronavirus.

De esta forma, indicó, se ayudará a las empresas que están rezagadas en su dinámica de reactivación o que aún permanecen cerradas, y que tienen el potencial para incorporarse a las cadenas de valor de proyectos como el Tren Maya.

Agregó que la obra significa actualmente una oportunidad para muchas empresas, de las cuales dependen miles de trabajadores, que podrán tener un ingreso, ya sea a través de las proveedoras de productos y servicios, o por ser contratados para el desarrollo de esta magna obra.

“El Tren Maya, potencializará la actividad comercial y turística en el sureste de México en su etapa de operación y será un factor de cambio para avanzar en el desarrollo económico y social de esta región, a fin de reducir la brecha de desigualdades que existe entre los estados del sur y sureste del país con los del centro y norte. Un proyecto que significará muchos beneficios, en su etapa de construcción y posteriormente cuando esté en funcionamiento, a cientos de empresas de los estados comprendidos en la ruta del Tren Maya”, dijo.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre