¿Tendremos almacenamiento de electricidad en México?

0
684

El Premio Nobel de Química 2019 fue adjudicado a tres científicos de distintas nacionalidades. Sus investigaciones para disponer de baterías de iones de litio las llevaron a cabo en diferentes universidades del mundo hasta lograr comercializarlas a escala mundial, además de ser fuentes de almacenamiento de energía eólica y solar.

Desde hace casi tres décadas las pilas de litio están disponibles en el mercado y, en parte, gracias a estas hoy disponemos de dispositivos móviles. Otro ejemplo, del trabajo de estos tres científicos, que inició hace medio siglo, impulsó la expansión de varias industrias como la de electrónicos, automotriz y del sector eléctrico.

Antes de mencionar la importancia de las baterías de iones de litio en el sector eléctrico me detengo unos segundos para destacar dos hechos del contexto en que M. Stanly Whittingham, John B. Goodenough y Akira Yoshino llegaron al perfeccionamiento de estas fuentes recargables.

El primer hecho es que, en 1975, Goodenough evolucionó en su investigación tomando como referencia los avances Whittinghan. Años más adelante Yoshino hizo lo mismo, prosperó partiendo de la investigación de sus dos colegas. Los tres científicos de nacionalidad alemana, británica y japonesa, respectivamente, integraron los avances que lograron en distintos momentos comprendidos entre 1970 y 1991.

El resultado de la sinergia de su trabajo hoy es reconocido como un gran avance para la humanidad ya que desarrollaron un instrumento que le permite al planeta almacenar energía eléctrica sin usar combustibles fósiles; aunque haya un impacto al medio ambiente de otra naturaleza.

El segundo hecho a destacar es que de alguna forma los tres observaron las oportunidades del mercado. Stanley Whittinghan inició su investigación en 1972 cuando las compañías petroleras detectaron la necesidad de desarrollar tecnologías poco o nada dependientes del petróleo ante una posible declinación de los yacimientos de hidrocarburos. No se aferraron a la producción de crudo. Pocos años después vino la baja del precio del petróleo y Akira Yoshino olfateó la necesidad que tendrían las compañías de electrónicos de contar con baterías recargables. Así que retomó el trabajo de sus colegas.

Estos dos momentos de la historia en que se desarrolló la investigación de las baterías de iones de litio son clara muestra de que los avances para la humanidad ocurren a partir de la integración, sin importar la nacionalidad ni centros de estudio. Además de que dichos avances son oportunidades de negocio para las industrias.

Si estos científicos se hubieran descalificado entre sí por ser de nacionalidades diferentes ¿tendríamos los dispositivos móviles que hoy tenemos? ¿Podríamos pensar en automóviles eléctricos circulando en las ciudades? ¿El almacenamiento de electricidad eólica y solar a gran escala sería posible? Seguramente no.

Gracias a las baterías de litio el almacenamiento de electricidad en México podría ser una realidad. En dicho tema empezaron a trabajar los anteriores comisionados de la Comisión Reguladora de Energía. Estimaban tener avances en la materia a finales de este año considerando que hay estudios los cuales demuestran la viabilidad económica de este modelo. Quizá en esta materia los actuales comisionados podrían seguir los pasos de los científicos ganadores del Premio Nobel de Química 2019, es decir, retomar el trabajo positivo de quienes fueron sus pares. Asimismo podrían considerar los programas que ha implementado el Banco Mundial.

Algunos se preguntarán ¿qué es el almacenamiento de electricidad? como sabemos la energía eléctrica se genera en tiempo real, a diferencia de la gasolina o el petróleo es imposible de almacenar. Con las baterías de litio y de otras tecnologías además del almacenamiento se pueden ofrecer otros productos que en el mercado eléctrico son regulados tales como carga, transmisión y distribución. Aunque también implica considerar la regulación de otros servicios que actualmente no son regulados.

Es su momento, para comprender este modelo, se hizo una analogía con una navaja suiza, es un mismo aparato con distintas funcionalidades. Esta característica es la que vuelve compleja la regulación del almacenamiento de electricidad.

El almacenamiento de electricidad es una realidad que permite la democratización de la energía, ¿cuál será la respuesta de México mediante la regulación a este desafío del mercado? la respuesta depende de la visión de quienes regulan el mercado eléctrico. Sin duda el almacenamiento favorecería la operación del Sistema Eléctrico Nacional, contribuiría en la seguridad energética, y desde luego permitiría llevar la electricidad a más personas.

Comenta con Facebook

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here