Como uno de los proyectos de construcción emblemáticos del gobierno de México, la terminal aérea apuesta a la conexión de México con el mundo

ZUMPANGO, Estado de México.- Uno de los proyectos emblemáticos del gobierno de México es la transformación de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, en el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que, en conjunto con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el Aeropuerto Internacional de Toluca, formarán la red aeroportuaria de la zona metropolitana de la Ciudad de México.

En un proyecto que desarrollan ingenieros y personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la construcción del AIFA se espera concluya el próximo año, con una conformación de 2 mil 400 hectáreas, las cuales formaban parte de la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

“Este aeropuerto va a funcionar a la par del de la Ciudad de México, de tal modo que será el principal y no el de la Ciudad de México.

“Todo el campo era parte de la fuerza militar, y en el momento que comienza la construcción, las instalaciones de la base aérea y las áreas terrestres se movieron hacia la parte este del campo, dejando la zona oeste para la construcción del aeropuerto”, comentó en este punto del municipio de Zumpango, Estado de México para Grupo En Concreto, el coronel ingeniero, Benito Pavón, responsable del Frente 5.

De acuerdo con el coronel, a junio de 2021, el nuevo aeropuerto ha generado desde el inicio de su construcción más de 99 mil empleos directos, a esta fecha se encuentran trabajando 25 mil personas en la construcción, y cerca de mil militares, empleados en labores de supervisión, control y diseño.

Para la construcción del AIFA se ha obtenido apoyo de las principales empresas mexicanas, como Cemex, cementera Cruz Azul, y Pasco. “Todos los materiales, conocidos, producidos y trabajados en México están contempladas. La idea es trabajar con la mayor cantidad de empresas nacionales”, mencionó el Coronel Benito Pavón.

Sin embargo, no todo el material utilizado proviene de alguna empresa, ya que parte de los materiales como metales, el tezontle, y algunos elevadores, fueron extraídos del anterior proyecto aeroportuario de Texcoco.

“Del material extraído de Texcoco, solo nos quedamos con lo más útil, existe mucho acero, pero no todo se puede utilizar, por ejemplo, el acero de las estructuras que ya está usado no se puede cortar y traer así nada más, ya que todo el acero es sometido a pruebas, por lo que sería complicado. Todo el material que se trajo de Texcoco es 100% virgen, no obstante, materiales como el tezontle fue traído totalmente de Texcoco, así como los elevadores colocados en la torre de control”, puntualizó el coronel Benito Pavón.

Almacenamiento de materiales

Las tres fases de crecimiento del AIFA

El AIFA, contempla tres fases de crecimiento, desde 2022 con la entrega de la primera etapa a cargo del Ejército Mexicano, y la última planeada para 2042.

“Un aeropuerto si no se encuentra en constante construcción, es un aeropuerto no planeado no visitado, en todos los aeropuertos del mundo existen permanente construcción, tanto de operaciones como de carga  y transporte” mencionó Pavón.

Trabajos de limpieza y acabados en las salas de espera

La primera fase se espera concluya en 2022 con la construcción de las instalaciones aeroportuarias, el edificio terminal, las dos pistas civiles de 4 mil 500 metros de longitud y 45 metros de ancho, así como una pista militar, la cual se encuentra diseñada para operar de manera simultánea con las pistas del nuevo aeropuerto.

“Las pistas de 4 mil 500 metros, nos dan la posibilidad de atender inclusive un Airbus A380, el avión más grande que existe, y pueda aterrizar y salir al 100% de pasajeros y carga, volar hasta Europa para recargar combustible, lo que no pasa en el AICM, ya que las pistas cuentan con 3 mil 400 metros de longitud útil”.

“En comparación al proyecto aeroportuario de Texcoco, se tenían planeadas seis pistas de 60 metros, aquí se tienen programadas dos de 45, la norma marca 45 metros, la longitud de la pista se hace conforme al diseño, no se hace a capricho” comentó el militar, quien participó en un recorrido realizado por Grupo En Concreto.

Vista panorámica de las pistas del AIFA

En cuanto a las operaciones simultáneas entre las pistas civiles y la pista militar, el coronel Benito Pavón, señaló que el plan maestro para este manejo se encuentra aprobado por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) en el que se detalla que ambas pistas podrán realizar operaciones sin interrumpirse, ya que cuentan con una separación de 1600 metros, además de un rediseño del espacio aéreo.

La segunda fase se contempla para el año 2032, este plazo puede acortarse si las estadísticas demuestran nuevas necesidades de espacio en el aeropuerto, en esta fase se planea el crecimiento del edificio terminal.

Para la tercera fase se considera el crecimiento del edificio terminal, pistas y calles de rodaje, así como plataformas, esta última se considera para 2042.

Sala de espera y abordaje del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles

Edificio Terminal de Pasajeros

El edificio se encuentra dividido en tres grandes partes, el espigón norte, el procesador central, y el espigón sur. Sin embargo, su construcción obedece al plan de crecimiento del aeropuerto, con un 60% de avance físico y 57% de financiero, se espera que el año 2022 se concluya la primera fase del proyecto.

 “La primera fase, tendrá una capacidad de 19 millones de pasajeros, en la segunda, con inauguración 2032, dependiendo de la demanda del aeropuerto, tendrá una capacidad para 40 o 50 millones de pasajeros, y para la tercera fase se tiene contemplado el crecimiento de los espigones norte. En esta etapa el aeropuerto tendrá una capacidad de 80 millones de pasajeros al año, entre cada una existe un intervalo de 10 años”, comentó para En Concreto, el teniente ingeniero constructor, Juan Carlos Figueroa.

El edificio contará con 14 posiciones de contacto y cinco de contacto directamente a plataforma solicitadas por Viva Aerobus.

“Tenemos cinco posiciones de contacto directamente a plataforma, solicitadas por Viva Aerobus, estos han tenido acercamiento al edificio aeroportuario para acaparar los abordajes salidas en el módulo A del edificio terminal. Estas cinco posiciones, las solicitó por ser tarifa baja, ya que al tener un prepuente y aeropasillos implica mantenimiento por lo que afecta el costo, así que ellos al ser tarifa baja, decidieron eliminar la posición de contacto y aeropasillos para mantener tarifa baja”, comentó el teniente Figueroa.

Construcción del Edificio de Pasajeros del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles

Mencionó que, a pesar de los acercamientos de diferentes aerolíneas, aún no se ha definido las posiciones de contacto que tomará cada una, sin embargo, los flujos entre el arribo de naciones e internacionales, se encuentran marcados, ya que el procesador central será para el arribo de nacionales mientras que el espigón norte será para las líneas internacionales.

En cuanto a sustentabilidad, el teniente señaló que el edifico buscará la certificación Living Building Challenge, debido a que la cubierta cuenta con una serie de paneles de Galba techo, los cuales tienen un aislante térmico de poliuretano, además de paneles de vidrio de triple acristalamiento y un sistema de cogeneración.

“El triple acristalamiento permite que los espacios de aire permitan no transmitir calor al edificio terminal, tenemos un sistema de cogeneración para acaparar el aire acondicionado del edificio. A su vez, la fachada ayudará a que el consumo de aire acondicionado sea menor, además el diseño favorece la luz natural y la vista de los pasajeros, con lo que podrán apreciar como si fuera un espectáculo aéreo”, comentó el teniente.

El fomento histórico será parte principal del edificio, ya que este contará con un fomento nacional, el cual ha sido mandado hacer con artesanos y actualmente se está simulando el espacio en donde se ubicará.

Con ello, la colocación de banderas con el escudo de los diferentes estados, en tanto que los locales y baños obedecerán los colores y formas del fomento nacional con materiales como la cantera a fin de simular un pueblo, también contará con 36 baños temáticos en los que se colocará el fomento a las culturas mexicanas.

Baños temáticos del Edificio Terminal de Pasajeros

“Tenemos un baño tanto para hombres como para mujeres con temática azteca, tenemos una pirámide, memoriales, cristales acorde a la temática, se mandaron hacer cada uno. Los diseños fueron propuestos por los arquitectos e ingenieros del frente, se hacen presentaciones y se presentan a mi general.

“Él es quien decide qué tipo de colores, formas, de 36 diseños en su momento fueron más 50 propuestas, de la cuáles se fueron descartando algunos temas por ejemplo la gastronomía. Por el momento se tienen todas las temáticas definidas”, comentó el teniente Figueroa.

Zona de Comida Rápida del AIFA

Insumos con los que se construyó el Edificio Terminal de Pasajeros, cuenta con materiales traídos del antiguo proyecto aeroportuario de Texcoco, el edificio se encuentra conformado en un 70% por acero aquel lugar.

“Se trajo material de acero estructural para terminar el edificio terminal, y también pernos, para confirmar los entrepisos del edificio, el acero se tuvo que trabajar para que esté obedeciera las necesidades del edificio terminal”, puntualizó el teniente.

Torre de Control

La Torre de control

Comenzó su construcción a la par del nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, actualmente se encuentra en acabados finales, aparte del diseño estructural y arquitectónico, es un aspecto principal del proceso aeroportuario, ya que los radioayudas, los radares, y los sistemas meteorológicos son controlados desde la torre de control.

La torre de control se encuentra en espera de las consolas, por lo que su construcción se planea para el primero de marzo.

Vista panorámica desde la Torre de Control de Tráfico Aéreo, AIFA

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre