Además ofrece entretenimiento, diversión y concientiza sobre el cuidado de la vida en el planeta

La conservación y preservación de especies debe ser impulsada para poder seguir contando y admirando seres vivos como el ajolote o la vaquita marina que están el peligro de extinción, subrayó Ricardo Aguilar, director general de Acuario Michin Puebla.

Para ello, recomendó visitar sitios como los acuarios Michin que se encuentran en Jalisco y Puebla. En este último, cuenta con 300 especies y 38 mil ejemplares, así como diversas actividades, para poder aprender y concientizar sobre el cuidado del medio ambiente en mar y tierra, al tiempo de ayudar a la preservación de la vida en el planeta.

Ricardo Aguilar, quien tuvo una plática con #ViajandoEnConcreto, subrayó que el acuario que representa es una gran ventana para conocer y admirar todas estas especies. Se trata de una gran belleza y colores que los visitantes pueden conocer con el contacto directo con animales y se les proporciona información para conocer sobre los mismos.

“Michin significa pez en náhuatl. Y como parte de lo que es este concepto, es rescatar las culturas prehispánicas, por lo que no somos un acuario no tradicional, rompemos con el esquema que todas las personas pueden visualizar de lo que es un acuario, puesto que tenemos muchas áreas de entretenimiento, de interacción, de aventura, donde también la familia, las personas de todas las edades, pueden hacer un sinfín de actividades.

Mezclamos la gran biodiversidad que tiene nuestro México con las culturas prehispánicas y, a parte, con el entretenimiento, la aventura, diversión y convivencia familiar. Por ejemplo, en los acuarios de Puebla y Guadalajara, pueden hacer una gran cantidad de actividades, desde patinar, escalar, los niños subirse a los brincolines, y tenemos actividades interactivas, mesas de bioarenas, y todo enfocado para dejar ese mensaje de concientización respeto y cuidado del medio ambiente”, explico.

Ricardo Aguilar insistió que el gran objetivo es que “mientras jugamos aprendamos y mientras nos divirtamos y convivamos también estemos aprendiendo y siendo conscientes de cuidar nuestro medio ambiente y recursos acuáticos, al tiempo de disfrutar de granjas interactivas para interactuar con borregos, conejos.

Se puede alimentar a peces, aves. Inclusive las rayas, tenemos actividades interactivas de nado, puesto que puedes sumergirte y nadar con rayas, darle de comer a tiburones e interactuar con algunos reptiles. Por ejemplo, se puede vivir la experiencia de darle de comer a un cocodrilo de la mano de un especialista que les dará información sobre esta especie.

Luego de destacar que se han tenido que reinventar a partir de la pandemia por Covid-19, expuso que son enormes las acciones que se hacen en los acuarios de Puebla y Guadalajara para el cuidado y mantenimiento de las especies para lo cual, independientemente de la gran inversión que se realiza económica, la labor del capital humano es fundamental, ya que técnicos, ingenieros, biólogos, veterinarios, entre otros, trabajan las 24 horas del día.

De ahí, continuó, la importancia de darle un excelente servicio y atención a los visitantes, que con las medidas de sanidad e higiene establecidas por las autoridades, pueden pasar todo un día en esos lugares, a donde incluso se lleva agua de mar y se utiliza además agua de osmosis inversa y marina sintética, para diversas especies.

Insistió en que trabajan con especies en riesgo como el ajolote. “Trabajamos para garantizar la sobrevivencia de estas especies para que estén más años en el planeta. Y otros marinos como la nutria en el acuario de Guadalajara, donde tuvimos el éxito de lograr la primera reproducción de nutria de rio en México y tenemos a dos crías más que son de la misma madre. Evolucionan satisfactoriamente y eso permite garantizar su vida”.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre